Exhibición motera en Barakaldo

Las Fiestas del Carmen 2013 en Barakaldo se cerraron ayer con una exhibición de acrobacia con motos organizada por el Seginus Motoclub.
Las motos y lo que habitualmente las rodea no son algo que me atraiga especialmente. Quizá mi madre tiene algo que ver en ello. Tendría yo 14 ó 15 años (no confundir los 15 años de los nacidos en los 60 con los de los nacidos en los 90) y un día me dijo algo así como: Yo jamás te compraré una moto. Cuando dispongas de tu propio dinero y tengas más de 18 años no te lo podré prohibir pero no esperes nunca que te apoye. Lo recuerdo todavía porque ni se me había pasado por la cabeza pedirla, porque no era mi madre muy dada a esos planteamientos tan categóricos y menos todavía a hacerlos en modo "preventivo". A partir de aquello, mi atracción por las motos podría haber crecido (no hay cosa que más atraiga que la que se prohibe) pero no fue así y se quedó en un leve interés. No mayor que el que me produce cualquier artilugio tecnológico. Tampoco comparto mucho la parafernalia que rodea a una sencilla máquina con dos ruedas un motor y un manillar pero respeto a los que hacen de ella una especie de religión. No son los únicos (me incluyo) que han elevado un capricho o una afición a algo que, desde fuera, parece un exceso.


Lo que sí me apetecía era fogearme fotografiando un evento de estas características. Como no iba a disponer de acreditación me acerqué prontito y pude elegir un sitio entre el público (lejos de la acción). Sin saber cómo se iba a desarrollar el espectáculo, creo que la elección fue la mejor de las posibles. 
Allá van las 33 fotos que he elegido para mostrar en este artículo. Se van a acompañar de textos muy breves pero, si sólo queréis ver las fotos, pinchad en "Leer toda la entrada", pinchad luego en una foto cualquiera y así la veréis un poco más grande. Además, tendréis todas las demás accesibles debajo a modo de miniatura. Con la rueda del ratón podéis también avanzar por ellas.


Nos situamos en el escenario ¿Esto es el escenario? Pues sí, los fotógrafos también hacemos cosas raras. O es que sólo los moteros podéis.

Para inaugurar el acto hubo hasta Aurresku de Honor

Las motos se pasarán luego casi todo el tiempo derrapando pero no es lo mismo derrapar sobre el asfalto que resbalar sobre algún objeto extraño

Presento ya a los dos pilotos acrobáticos que iban a protagonizar el espectáculo.



Y a sus "burras" ¿Se dice así en el argot? O es una horterada de los que estamos fuera del gremio


Empiezan el show. Tiene su punto porque entran en juego varios sentidos. No es sólo visualmente atractivo (espero que las fotos sean capaces de mostrar esa faceta) sino que se juega continuamente con el rugido de los motores y con el penetrante olor de la gasolina y la goma quemada.

Unas acrobacias. Caballitos, derrapajes y ¡Huy, que me caigo!


Mira mamá, sin manos

Mira mamá, yo sin pies
Contra lo que pudiera parecer, los acróbatas acabaron con todos los dientes en su sitio.

Pero la gente ya ha visto en la tele muchas acrobacias con motos de gran cilindrada. Para sorprender hay que sacar al asfalto otro tipo de máquinas



Y hay que poner un poco en peligro a algunos espectadores para regocijo de todos los demás


Habiendo gasolina por medio, el fuego no puede faltar

Si mete ruido, hace caballitos y derrapa, tampoco nos vamos a poner puristas. Es un espectáculo motero pero se aceptan vehículos de cuatro ruedas como los quads. Además tiene manillar





Y si el vehículo es pequeñito y resultón permitimos hasta que se maneje con volante


El espectáculo va  llegando a su fin.
¿Qué es lo que no puede faltar en la apoteosis final?
Efectivamente. Quemar rueda.




Hasta que reviente

Y no quede otra que despedirse del respetable

Con unos autógrafos para los forofos

y una caravana de despedida

THE END
Fin del espectáculo y de Los Cármenes 2013 en Barakaldo

2 comentarios: